Coplas del Paloteado de Monteagudo. Ortzadar

El paloteado de Monteagudo, como el de otras poblaciones de la Ribera del Ebro, es una escenificación teatral de carácter sacro-cómico-patriótico en la que entre las distintas danzas se recitan unas letrillas populares que normalmente hacen un repaso a la actualidad  del pueblo en el año en curso. En mayo de 1893 el ministro de hacienda del gobierno español, Germán Gamazo diseñó un decreto que pretendía modificar el régimen fiscal de Navarra, rebajándolo hasta el nivel de las provincias españolas. Eso significaba un claro contrafuero y la pérdida de la poca autonomía que quedaba a Navarra. La población rápidamente respondió con un gran movimiento popular, la gamazada, con grandes manifestaciones, en 1893 y 1894, y  la redacción de un documento llamado “Protesta Foral” firmado por la mayor parte de autoridades, diputación, ayuntamientos y personalidades diversas. En este contexto José Jarauta escribió el guión y versos correspondientes a la representación del Paloteado de 1894 celebrado el día 16 de agosto en la población de Cascante, aunque todo el grupo representante era de Monteagudo, incluido el propio Jarauta como danzante. Entre las danzas y los versos aquel año se incluía también el canto del Gernikako Arbola del bardo Iparraguirre.

José Jarauta  Martinez, apodado Joselico, había nacido en 1855 en Barillas. Se casó con Sebastiana Fuentes en 1885 con la que tuvo 7 hijos. Hombre de campo, agricultor y con tan sólo los estudios básicos de su infancia en la escuela del pueblo, fue sin embargo un hombre culto, muy conocedor de la historia de su Navarra y lleno de inquietudes. Es conocida su faceta como paleontólogo aficionado, recogiendo muestras fósiles en Las Yeseras en los años veinte. Hombre pasional, realista, socarrón a veces, observador de la realidad político social, tenía espíritu de juglar, de poeta popular. Encargado de escribir el guión  del paloteado de ese año, no le amedrentó su falta de preparación literaria expresándose en un lenguaje sencillo, altanero, descarnado y eminentemente popular (Jimeno Jurío 1973).  Dejó plasmado todo el texto en un pequeño cuaderno manuscrito de  38 páginas en donde quedaron plasmados todos los textos recitados o cantados en aquel paloteado. Guardado por su familia, en los años setenta del siglo XX fue recuperado por Jimeno Jurío del hijo de José, Francisco Jarauta. En base al cuaderno y  transcribiendo la mayor parte de los textos, Jimeno Jurío hizo una publicación titulada “El paloteado de Monteagudo” en  los Cuadernos de Etnología y Etnografía nº 15 de 1973 (págs. 259-300)

En 1975 el grupo  de música popular Ortzadar tuvo ocasión de conocer este trabajo y dándose cuenta de la transcendencia histórica  de muchos de los versos escritos por Joselico en un momento clave de la historia reciente de Navarra, decidió musicarlos  e incluirlos en su repertorio. Para ello eligieron la melodía que consideraron apropiada, una partitura, encontrada en el Archivo General, presentada por un músico corellano a un concurso de Auroras de finales del siglo XVIII.  De las más de cien estrofas de la segunda parte de la representación, Ortzadar escogió tan solo 8, las que consideró más representativas del espíritu general de la obra. Son cantadas  a capela con tan solo una pequeña introducción con gaita.

  • Antiguamente Navarra

era un reino independiente

de pagos y de soldados

y de otras cosas urgentes.

  • Desde el mil quinientos doce

Navarra se unió a Castilla

sin abandonar sus fueros;

así el pacto lo pedía.

  • La Navarra en aquel año

mucho fue lo que perdió

pues perdió la independencia

prenda de inmenso valor.

  • Pues hay muchos en España

que trabajan con malicia

porque sea la Navarra

como las demás provincias.

  • Pues si el gobierno de España

sigue en sus pretensiones

se tomarán en Navarra

serias determinaciones

  • Con Monteagudo, Cascante

Ablitas, también Barillas,

Cortes, Buñuel y Murchante,

formemos una guerrilla

para marchar adelante.

  • Pues también se nos ofrecen

como si fueran hermanos

los valientes alaveses

vizcaínos y guipuzcoanos.

  • Vivan las cuatro provincias

que siempre han estado unidas

y nunca se apartarán

aunque Gamazo lo diga

  • Viva Navarra y sus Fueros ¡¡¡

 

 

Algo más que una anécdota:

El dieciocho de febrero de 1976 el grupo Ortzadar cantó por primera vez las Coplas de Monteagudo en el teatro Gaiarre de Iruñea en el curso de un festival—así se llamaban en la época—organizado por la Juventud de San Antonio, grupo Gaztedi. Era obligación entonces presentar previamente a la Delegación del Gobierno las letras de todas las canciones a cantar para que autorizaran cada texto. A sabiendas de que pudiera haber problemas, las coplas del Paloteado no fueron presentadas en la correspondiente solicitud. Sin embargo las cantamos de forma imprevista, y el emocionado público del teatro Gaiarre terminó en pie con una larga ovación y  gritos de apoyo.  A los pocos días cada uno de los miembros del grupo y el presidente de la Juventud de San Antonio como solicitante del permiso recibimos una cita en el Gobierno Civil de Pamplona, en donde se nos comunicaba por escrito la imposición de una multa de 5000 pesetas a cada uno por cantar una canción no autorizada en donde se hacía una clara provocación a la subversión. Así mismo, lo que era más grave, se  nos abría un expediente en el tribunal de Orden Público por arengas en contra de la unidad de España.

Curiosamente el texto estaba publicado por una publicación oficial (Cuadernos de Etnografía de la Diputación Foral de Navarra) sin haber tenido problemas por ello. También, pocos meses después se editó por Artezi  el  primer disco de Ortzadar  “Ekialdetik kantuz eta Doinuz” en donde se incluía la grabación integra de las coplas sin ningún problema. Tras unos meses de larga y tensa espera, y realizado un completo recurso a esas resoluciones policiales, todos los miembros del grupo fuimos amnistiados.