La Fuente de los Delfines

La Fuente de los Delfines

Víctor Manuel Egia Astibia

La llamada Fuente de los Delfines, instalada en la Plazuela de San José de Iruñea, tiene la peculiaridad de ejercer, a la vez, funciones de fuente y de farola lo que, la hace única en nuestra ciudad. Sin embargo, como en tantos otros casos de elementos de mobiliario urbano, la fuente a lo largo de su historia ha tenido varias transformaciones tanto en su estructura como en su ubicación.

?????????????
2015 Foto VME

En el año 1875 el mercado municipal de la Plaza de Sto Domingo, situado junto al edificio del Almudí en las traseras del Ayuntamiento de Iruñea, ardió en un terrible incendio. Aunque rápidamente se aprobó la construcción de un nuevo mercado, durante los meses que duraron las obras, el mercado fue instalado de forma provisional en unos barracones de la Plaza de San Francisco. En el centro de la Plaza de Santo Domingo estaba una de las fuentes diseñada por Luis Paret y que había sido instalada a finales del siglo XVIII, cuando se hizo la traída de aguas desde el manantial de Subiza. Con la inauguración del Nuevo Mercado, en mayo de 1877, y por motivos que desconocemos, el Ayuntamiento decidió el traslado de dicha fuente a la calle Descalzos en cuya ubicación se encuentra en la actualidad. A su vez se aprobó la instalación de dos nuevas fuentes, una de ellas en el patio del nuevo mercado y la otra en el centro de la plaza, de donde se iba a desinstalar la de Paret. La compra se encargó al entonces Maestro de Obras municipal, Jose Maria Villanueva. El mismo, se decidió por la adquisición de dos fuentes metálicas a la prestigiosa casa de fundiciones J.J. Ducel et fils de Paris.

Plaza del Mercado de Santo Domingo. 1950/ J. Cia
1950. Plaza del Mercado de Santo Domingo. La Fuente de los Delfines en el centro. Foto J. Cia  AMP

Jean Jacques Ducel fue un famoso fundidor de objetos ornamentales. Nacido en Marsella en 1801, en su juventud puso una fábrica de fundición en la localidad de Pocé sur Cisse, cerca de Tours. Sus piezas fundidas en hierro o en cobre, bancos, barandados y especialmente fuentes, fueron muy premiados en las exposiciones de la época. En París poseía una tienda de venta, a donde se encargaban los ornamentos de su amplio catálogo. Fuentes de Ducel se conservan por todo el mundo, siendo bien conocidas las de Santiago de Chile, Río de Janeiro o la del Pequeño Tritón del Retiro madrileño. Justo un año después de la compra de la Fuente de los Delfines por el Ayuntamiento de Iruñea, la fundición se cerró.

Esta se instaló frente a la puerta del Nuevo Mercado en mayo de 1877. Además de para recoger agua de sus cuatro caños, la amplia bañera cilíndrica de su base parece que tuvo otras utilidades. El 24 de agosto de 1877 el diario El Eco daba la siguiente noticia: por lavar vientres de reses en la fuente nueva de la plazuela del Nuevo Mercado ha sido multada una mujer con dos pesetas. A los pocos años de su instalación, coincidiendo con la electrificación del alumbrado público de la ciudad, hasta entonces de gas, se le añadió en su parte superior una luminaria similar a las que ya iluminaban y adornaban parques y calles de la ciudad.

Santiago_Pza_h1890_Col.Arazuri
1890 Foto: Col.Arazuri. AMP

En el año 1952 se procedió al derribo de la Casa Consistorial para su reforma y en su lugar se construyó una nueva, conservando como es sabido, su fachada original. Aunque el planteamiento inicial fue mantener su superficie, finalmente se amplió la misma, quitándole espacio a la Plaza de Sto. Domingo, que fue reducida a dos tercios de su tamaño anterior. La fachada del Mercado fue la gran perjudicada desde el punto de vista visual, perdiendo parte de su protagonismo en el, hasta entonces, más armónico conjunto de la Plaza. También la fuente, a la que ya se había quitado la lámpara, quedaba descentrada y con poco espacio; probablemente por esa razón se desmontó y se trasladó a la Plazuela de San José, en donde se encuentra en la actualidad.

Santiago_Pza_1952_Cia_Col.Arazuri
1952. La  nueva casa Consistorial en construcción. Foto J.Cia.Col.Arazuri. AMP

Con la idea de conservar su carácter de fuente y farola, se le colocó en su cúspide una nueva y diferente luminaria, lámpara que se volvió a quitar en 1962. Durante años, perdió el protagonismo que merecía, rodeada de coches, en una plaza que también perdía su encanto al constituirse en un anárquico aparcamiento.

 

San_Jose_Pza_1961_Col.Arazuri
1961 Foto: Col.Arazuri AMP

 

?????????????
1977 Foto Zuñiga
1980 P.Ocaña0001
1980 Foto P. Ocaña

A principios de los ochenta, nuevamente, se colocó encima de la fuente una pieza de tres farolas, quedando como está en la actualidad. Tras haber sido sometida a tantas manipulaciones, el conjunto quedó realmente armónico y cualquiera que no conozca su historia podría pensar que toda la fuente es un mismo conjunto de fundición. La Plazuela de San José fue, después, re-urbanizada y prohibida la circulación y parking de vehículos motorizados. Desde entonces, sólo el rumor de los cuatro chorros de agua que salen de las bocas de otros tantos delfines, es capaz de romper el pacífico silencio, acompañar a la deliciosa intimidad del lugar. En la actualidad el deterioro de la pieza de fundición es patente y requiere un lavado de cara, un mínimo mantenimiento. Desde aquí, invito a los responsables municipales del mobiliario urbano a una pequeña actuación en este sentido, actuación necesaria para la correcta conservación de su estructura. La Fuente de los Delfines, por su valor artístico e histórico, por ser única en su género, forma parte de nuestro patrimonio y merece su reconocimiento como tal.

?????????????
2015. Foto VME