SOS ALKERDI! Un patrimonio excepcional en peligro

SOS ALKERDI-01SOS ALKERDI-02

INTRODUCCIÓN

A priori, se podría pensar que las cuevas de Urdazubi-Urdax debieran ser bien conocidas y valoradas en Navarra, al mismo nivel que las vecinas y míticas de Zugarramurdi, ya que también atesoran importantes valores de muy diversa índole: históricos, naturales, científicos, culturales, turísticos, etc., que han atraído y atraen a un gran número de investigadores y visitantes a la zona. Sin embargo parece que esto no es así a tenor del tratamiento que ha venido recibiendo en las últimas décadas y del inminente peligro de desaparición que las amenaza si nadie le pone remedio.

Carecen de investigaciones detalladas de conjunto que permitan valorarlas en su justa medida y sobre todo dotarlas de una protección acorde a su categoría, que pudiera ser variada: Zona Especial de Conservación, si atendemos a sus valores ambientales y Zona Arqueológica o Área  Arqueológica  de  Cautela,  atendiendo  a  la  legislación  vigente  sobre  protección  del Patrimonio   Cultural   e Histórico,   acorde   a   los   diferentes   convenios   y   legislaciones internacionales, europeas, estatales, provinciales y locales.

Parece que la sociedad Navarra no es conocedora ni consciente del importante patrimonio que está perdiendo y por ello no está reclamando actuaciones políticas y legislativas, en buena parte por la dejación de los deberes de tutela de la Administración; pero también por la insuficiente actuación de los especialistas para darlo a conocer.

SITUACIÓN 

El área de las cuevas de Zelaieta en octubre del año 2015
El área de las cuevas de Zelaieta en octubre del año 2015

El  conjunto  de  cuevas  que  nos preocupa, relacionadas sin género de   duda   con   otros    escenarios paleolíticos cercanos de renombre, se   encuentra   en   un    pequeño afloramiento  de  calizas  arrecifales del cretácico inferior, situado en el extremo NW de Navarra, concretamente entre los barrios de Alkerdi y Leorlas del municipio de Urdax. Este afloramiento   tiene continuidad hacia el SW (Zugarramurdi y Sara) y hacia el NE (Ainhoa); pero una serie de accidentes geológicos permiten diferenciarlo claramente del resto.

Una regata, llamada Urtxume, se infiltra y atraviesa de SW a NE este paquete de calizas permeables, creando una red de galerías fósiles y activas con simas y cuevas a diferentes alturas, unas accesibles y otras hasta la fecha no, pero indudablemente interconectadas entre sí. Las aguas emergen nuevamente en un  manantial  cercano  a  Leorlás;  aunque  a  los  pocos  metros  nuevamente  vuelven  a desaparecer al toparse con las calizas en la zona de Ikaburua, horadando una nueva red de galerías que por su gran belleza han sido utilizadas en parte para el turismo desde comienzos del siglo XX y constituyen un importante recurso económico para la zona.

Las aguas por fin vuelven a ver la luz en un nuevo manantial, que confluye con el río Ugarana y de aquí corren libremente hacia el mar Cantábrico, del que las separan unos 16 Km.

UN POCO DE HISTORIA

En el año 1930 el reputado arqueólogo y espeleólogo francés M. Norbert Casteret realiza una visita a las cuevas de la zona, encontrando vestigios de su utilización prehistórica y descubriendo en una de ellas las únicas manifestaciones conocidas hasta la fecha en Navarra de arte rupestre paleolítico.

Calco directo del conjunto 1 (segun Barandiaran, 1974)
Calco directo del conjunto 1 (segun Barandiaran, 1974)

Posteriormente  los  depósitos  arqueológicos  de  Alkerdi  y  Berroberria  han  sido  objeto  de excavaciones arqueológicas por diferentes investigadores (J.M. Barandiaran, 1935; Marqués de Loriana, 1939; Maluquer de Motes, 1959; I. Barandiaran, 1977-1994) certificando su gran importancia para el patrimonio histórico, al tratarse de yacimientos de edad Paleolítica muy escasos  en  nuestra  comunidad. Baste  citar  que  además  de  las  manifestaciones de  arte rupestre y otros elementos de interés paleontológico y etnográfico, en ellos han aparecido los restos humanos más antiguos de Navarra.

En 1939 el Marqués de Loriana y en 1953 el Grupo de Espeleología Iturralde y Suit realizan los primeros inventarios de cuevas del lugar.

Hay  que  decir  que  se  vienen  dando  en  la  zona  labores, más  o  menos  artesanales, de extracción de mármol y caliza desde hace más de un siglo. Mencionar que la explosión de un barreno en 1928 dio a conocer la existencia de la cavidad que se llamó Zelaieta 1 y su yacimiento, cuya entrada original había quedado sellada por un colapso o movimiento de tierras  en  época  prehistórica.  Es  habitual  que  durante  la  explotación  de  canteras  y  la realización de obras públicas salgan a la luz importantes descubrimientos (Atapuerca, Pozalagua,    etc.)    que    en ocasiones motivan la rápida actuación de las  administraciones  para su estudio y protección.

Restos de la cueva Zelaieta 1
Restos de la cueva Zelaieta 1

En el año 1965 se concede a la empresa Mármoles del Baztán una concesión para la explotación de las canteras de Zelaieta. Por aquél entonces ni la sensibilización social ni la legislación eran como debieran; pero a día de hoy las unas y las otras debieran impedir  el  lamentable  expolio  que  este negocio privado viene produciendo.

En 1974 y 1975 la Sección de Espeleología de la Institución Príncipe de Viana, realiza varias investigaciones y trabajos en la zona, recogiendo en el Catálogo Espeleológico de Navarra los principales fenómenos observados y denuncia nuevamente la existencia de yacimientos y elementos de interés arqueológico y paleontológico en las cuevas de Zelaieta 1, Zelaieta 2, Ikaburua y Cueva de la Cantera (cerámica, sílex, restos de estancia, etc.) y mostrando su preocupación por el avance de la explotación que amenaza también a las cuevas de Alkerdi y Berroberria, no sólo por la utilización de explosivos, sino también por la infiltración de los lodos resultantes de la utilización de sirgas para el corte de los bloques de piedra.

Los técnicos del Departamento de Obras Públicas y miembros de la Comisión de Arqueología de Príncipe de Viana visitan nuevamente dichas obras en 1975, con motivo de las obras de cierre de las cuevas de Alkerdi y Berroberria, constatando y denunciando la destrucción de tres de las cuevas: Zelaieta 1, Zelaieta 2 y Cueva de la Cantera, que relacionan sin ningún género de dudas con las anteriores. También avisan de la posibilidad de que aparezcan nuevas cavidades durante las labores de extracción y de que se ha visto afectada la circulación y calidad de la regata Urtxume, obstruyendo y decapitando la cueva por la que manaban las aguas infiltradas, colmatando varias dolinas y sumideros de alimentación y afectando también a la cueva de Ikaburu con la sedimentación de arenas silíceas.

Pese a la gran importancia de este patrimonio y sobre todo a la enorme probabilidad de que aparezcan nuevos elementos de interés, el Gobierno de Navarra no actúa para detener la destrucción de patrimonio y tampoco realiza estudios que permitan valorar su alcance, a excepción de las actuaciones arqueológicas autorizadas en Alkerdi y Berroberria. Nada de esto trasciende a la opinión pública. Seguían siendo otros tiempos.

No es hasta 1995 que el Gobierno de Navarra incoa el expediente de declaración de Bienes de Interés Cultural (BIC) únicamente para Alkerdi y Berroberria. Este hecho coincide con una nueva solicitud por parte de Mármoles del Baztán para la renovación de la concesión para la explotación de la cantera; aunque ahora sí existen nuevas legislaciones medioambientales y de patrimonio cultural que le obligan a superar un Estudio de Impacto Ambiental. Se concede la Declaración de Impacto Ambiental y se renueva la licencia sin que se hiciese sin embargo una investigación detallada de la extensión y valor de las cavidades existentes o aún por descubrir, a pesar de que las Directivas europeas desde 1992 consideran a las cuevas no explotadas por el turismo como Hábitats de Interés Comunitario. La licencia se concede, eso sí, autorizando únicamente técnicas extractivas mecánicas que causen un mínimo impacto ambiental. La utilización de explosivos y el avance del frente de la cantera fue limitado, regulado y sujeto a la supervisión de la Dirección General de Cultura y el Plan Urbanístico Municipal (que define Zelaieta 1 y 2 como yacimientos arqueológicos y prohíbe en un perímetro de 50 m toda actividad que no sea excavación arqueológica para proteger las cuevas de Alkerdi y Berroberria). Nada se dice del resto de cuevas existentes o que pudieran aparecer y nadie obliga a la empresa a realizar un seguimiento de las posibles cavidades que fuesen aflorando durante el avance del frente de cantera. La sociedad sigue sin ser mínimamente informada.

EL CONFLICTO

Zarpazos de oso en el sistema de Zelaieta
Zarpazos de oso en el sistema de Zelaieta

El bajo rendimiento de la explotación hizo que casi se paralizase su actividad durante varios años. Es entonces cuando el Grupo de Espeleología Satorrak, a petición de algunos habitantes del pueblo y acompañados por ellos, realiza una visita a la zona y a alguna de estas cavidades.

Se pudo comprobar que las labores extractivas efectivamente habían alterado sustancialmente algunas de las cuevas conocidas (Zelaieta 1), haciendo destruido totalmente otras (Zelaieta 2 y Cueva de la Cantera) y que habían dejado al descubierto nuevas bocas (Zelaieta 3, 4, 5, 6, 7 y 8). Se constata el alto índice de cavernamiento existente en el interior del macizo, con varias bocas que comunican con una cueva no catalogada de gran desarrollo y belleza, el llamado sistema de Zelaieta. En su interior se constata la existencia de huellas y restos de osos prehistóricos, entre otros elementos de interés. Durante una primera inspección preliminar se inventarían una treintena de fenómenos espeleológicos en la zona, lo que da una idea de lo mal valorado y estudiado que ha sido el patrimonio espeleológico del lugar.

Afloramiento Calcáreo (168-169) afectado por la cantera con situación aproximada de algunas cavidades
Afloramiento Calcáreo (168-169) afectado por la cantera con situación aproximada de algunas cavidades

En el año 2013 la empresa Mármoles del Baztán, asociada ahora con Durruty, solicita y obtiene del Departamento de Industria una licencia para un nuevo y ambicioso plan de explotación de la cantera. El Departamento de Medio Ambiente da por buena la anterior Declaración de Impacto Ambiental, a pesar de que hay nuevas legislaciones al respecto y sobre todo a pesar de que, en nuestra opinión, el plan de explotación varía sustancialmente, pretendiendo esta vez la obtención de áridos y sobre todo cambiando totalmente el sistema de extracción, con la utilización de importantes cargas explosivas y un aumento exponencial del material extraído y el avance del frente de explotación hasta casi rozar las cuevas de Alkerdi y Berroberria.

Otro elemento nuevo es declaración el 11 de junio del 2014 (Decreto foral 48/2014) de la regata de Orabidea y la turbera de Axuri como Zonas Especiales de Conservación. Todas las regatas que desaguan en dicho río (incluida la regata Urtxume afectada por la cantera) entran en zona ZEC.

Una de las nuevas figuras encontradas. Garate y Rivero 2014.
Una de las nuevas figuras encontradas. Garate y Rivero 2014.

Previa a la iniciación de las obras se produce otro importante descubrimiento: “el 9 de marzo de 2014, en el marco de las visitas guiadas organizadas desde el Ayuntamiento de Urdazubi/Urdax con motivo de la celebración del Día Internacional de las Cuevas, expertos en arte rupestre pudieron acceder a la cueva de Alkerdi, identificando una importante serie de nuevos grabados en una galería lateral. Considerando la especial relevancia del hallazgo, se procedió a dar cuenta a las administraciones competentes y, seguidamente, se solicitó una autorización de estudio de arte rupestre. Durante el segundo semestre de 2014 se desarrolló la intervención. Los resultados son publicados en una revista científica durante el primer semestre de 2015. En síntesis, los datos aportados contribuyen a dar una nueva visión no sólo del conjunto, hasta ahora considerado como menor, de la cueva del Alkerdi, sino que vienen a enriquecer el panorama de los contactos a media y larga distancia durante el Magdaleniense medio. El yacimiento viene así a inscribirse en la corriente de intercambios culturales que recorre durante este período la Región Cantábrica y los Pirineos, constituyendo ambas regiones una unidad, con matices internos, de la que el arte parietal de la cueva de Alkerdi es un claro ejemplo” (Garate D; Rivero, O. 2015).

Este importante descubrimiento nos da una idea de que ni siquiera la renombrada cueva de Alkerdi ha sido suficientemente estudiada y que las técnicas y conocimientos modernos pueden deparar nuevos elementos de interés que no se están teniendo en cuenta. Sin embargo no se da a conocer suficientemente a la sociedad, quedando restringido a círculos científicos.

Así las cosas, la empresa hace uso de la concesión y realiza las primeras voladuras en julio de 2014, eligiendo para ello la zona de acceso a la cueva de Zelaieta 3 (sistema de Zelaieta), quedando la sala de entrada totalmente destruida. La magnitud de las voladuras genera una enorme alarma social y preocupación entre los vecinos. La sensibilización social hacia el patrimonio ha evolucionado y en la actualidad la actividad fundamental es el turismo, aprovechando los enormes recursos naturales y culturales de la zona, que ahora se ven en peligro. Por ello una serie de personas y entidades de la zona confluyen en una plataforma ciudadana para la defensa de su patrimonio (SOS Alkerdi).

Visita de las autoridades a la Cueva de Zelaieta 3 tras la voladura. (Fuente erran.eus)
Visita de las autoridades a la Cueva de Zelaieta 3
tras la voladura. (Fuente erran.eus)

Llegando por fin a conocimiento de la Dirección General de Cultura la nueva actividad en la zona, una Resolución del Departamento de Industria ordena la suspensión provisional de los trabajos de perforación y las voladuras en la cantera y se encarga un informe técnico para analizar si la explotación de la cantera puede poner en peligro la integridad de las cuevas de Alkerdi y Berroberria y para indicar, en su caso, cuáles serían las limitaciones necesarias en las labores mineras que garanticen que no hay riesgo para el patrimonio.

El documento, firmado por José María García de Miguel, catedrático de petrología y mineralogía de la E.T.S. de Minas de la Universidad Complutense de Madrid y experto en patrimonio histórico, detalla que “se está muy lejos de garantizar que las voladuras no provocarán daños” en estas cuevas y asegura en el informe que el último estudio sismográfico realizado para la empresa por la Universidad de Cantabria y encargado por la empresa Mármoles del Baztán no es válido”, argumentando diferentes razones.

Durante inspección realizada a la zona por los técnicos de la Dirección General de Cultura se visita la cavidad Zelaieta 1 y además de constatar que ya había sido destruida en su mayor parte, comprueban la existencia de un yacimiento arqueológico que podría haber sido importante. La topografía de Zelaieta 3 y los relatos de Casteret nos indican que esta cueva permitía acceder al sistema de Zelaieta antes de que fuera dinamitada (como lo demuestran los zarpazos de oso) Ello refuerza la importancia de realizar un estudio más detallado del conjunto y nos hace preguntarnos cuánto patrimonio se puede haber perdido ya.

Con todo ello, a comienzos del año 2015, se decide mantener la suspensión temporal y encargar un estudio multidisciplinar para analizar más detalladamente las posibles afecciones al patrimonio histórico. Los organismos a los que se propone manifiestan la necesidad de basarse en una investigación espeleológica previa que documente adecuadamente la extensión y características del karst de Alkerdi-Berroberria-Zelaieta-Ikaburu, ya que en la actualidad no se posee documentación suficiente sobre el mismo. Por fin se tiene en consideración que en la zona hay otras cuevas que pueden revestir interés. Para la realización de esta investigación se cuenta con el Grupo de Espeleología Satorrak de Pamplona que lleva casi 40 años realizando estudios similares y que prepara un proyecto de estudio que se entrega a primeros de junio.

El estudio pasa por diferentes altibajos hasta que a finales de septiembre se decide desde Cultura llevarlo a cabo, asignando presupuesto para el mismo y llegando a firmar el encargo con fecha 5 de octubre. Se comienza la preparación del estudio y se elabora un calendario para su realización en octubre. Pero desgraciadamente nuevamente las cosas vuelven a cambiar de dirección y desde Cultura se decide apenas tres días después revocar la encomienda de los trabajos. Parece ser que Industria ha decidido suspender la paralización de los trabajos en la cantera y seguir con el plan de voladuras sin realizar ningún estudio.

Alarmados por la inexplicable paralización del estudio y el futuro de las cuevas, desde SOS Alkerdi y Satorrak dirigimos una carta a la Consejera de Cultura manifestando nuestra preocupación. Se nos responde que desde su Departamento no se ha ordenado nada y que la decisión está en una mesa de trabajo presidida por el Departamento de Industria y compuesta de varios organismos y entidades afectadas.

A primeros de noviembre la Agrupación de Comercio, Hostelería y Servicios de Dantxarinea, miembro de dicha mesa, manifiesta que “la explotación de la cantera puede resultar compatible con dichos valores y estrategias, en tanto y cuanto minimice las indicadas afecciones, respete los límites y condiciones de las normativas ambientales, sobre patrimonio cultural y natural, así como municipales, y se dimensione con arreglo a las características del entorno para resultar una actividad compatible con los valores a preservar”. A nuestro entender lo que se está pretendiendo es que se maquille el proyecto con bonitas palabras para calmar a la opinión pública; pero la realidad es que la única opción de no afectar negativamente al patrimonio y al entorno es paralizar definitivamente y para siempre la cantera.

Poderoso caballero es Don Dinero. Mucho nos tememos que la autorización para seguir destruyendo salvajemente Zelaieta se va a producir de un modo inminente, ¿qué van a hacer las autoridades competentes para cumplir con su deber de tutela del patrimonio histórico? ¿y qué opina la sociedad navarra y los especialistas sobre la destrucción de este importante patrimonio?

Del mismo modo que nos echamos lógicamente las manos a la cabeza con el expolio del patrimonio arqueológico en Oriente medio, deberíamos saber defender también los tesoros que tenemos en nuestra propia casa.

CONCLUSIONES

– Las cuevas de Urdax tienen un altísimo valor patrimonial que ha sido reconocido y avalado por numerosos especialistas y presentan un enorme potencial arqueológico, constituyendo el enclave paleolítico más importante de Navarra. Sin embargo incomprensiblemente no han sido suficientemente investigadas.

– Nunca se debió realizar una concesión para la explotación de una cantera aquí; aunque ni la sensibilidad social de la época ni la legislación eran las adecuadas para ponerle freno. Ello produjo pérdidas irreparables.

– Las posteriores renovaciones de la concesión no han tenido en cuenta el establecimiento de un Área Arqueológica de Cautela, ni la consideración de las cuevas como un Hábitat de Interés Comunitario, ni su afección a Zonas de Especial Conservación. Durante los trabajos de explotación de la cantera no se viene realizando la preceptiva labor de vigilancia y seguimiento que marcan las leyes, lo que puede estar ocasionando la destrucción de nuevos elementos patrimoniales y poniendo en peligro los todavía existentes.

– La sociedad navarra no está siendo convenientemente informada ni de los descubrimientos ni de los graves acontecimientos que se vienen dando en el lugar y por ello no está teniendo la oportunidad de defender su patrimonio. Ya es hora de que los especialistas tomemos cartas en el asunto.

– La restitución del lucro cesante no debiera ser el único argumento a tener en cuenta, sino también la exigencia de responsabilidades a quien competan por la pérdida irreparable de un patrimonio excepcional.

En Iruña a 10 de noviembre de 2015

 

REFERENCIAS

CASTERET, N. (1933): Une nouvelle grotte à gravures dans les Pyrénées. La grotte d’Alquerdi. XV Congrès International d’Anthropologie et d’Archéologie Préhistoriques. Paris 1931: 384-389, Paris.
LORIANA, M. de (1940): Excavaciones Arqueológicas realizadas en la gruta y covacho de Berroberría, término de Urdax (Navarra), y sus inmediaciones. Atlantis. Actas y Memorias de laSociedad Española de Antropología, Etnografía y Prehistoria 15: 91-102.
BARANDIARÁN, J.M. 1953: El Hombre Prehistórico en el País Vasco. Ekin, Buenos Aires.
BARANDIARÁN, I. (1974 ): Arte paleolítico en Navarra. Príncipe de Viana 134/135: 9-47.
I.P.V. 1976. 20 años de espeleología en Navarra. Trabajos del Grupo de Espeleología de la Institución Príncipe de Viana, 1953-1974. Ed. Aranzadi. pp.243-246
I.P.V. 1980. Catálogo Espeleológico de Navarra. Trabajos del Grupo de Espeleología de la Institución Príncipe de Viana. 1953-1979. Ed. IPV. pp 374-375
GOBIERNO DE ESPAÑA. Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español.
CONSEJO DE EUROPA. 1992. Convenio Europeo para la protección del Patrimonio arqueológico
CONSEJO DE EUROPA. DIRECTIVA 92/43/CEE de 21 de mayo de 1992 relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres
URDAZUBI/URDAX. 1999. Plan Urbanístico Municipal.
GOBIERNO DE NAVARRA. Ley Foral 14/2005, de 22 de noviembre, del Patrimonio Cultural de Navarra
SANTESTEBAN, I. 2006. Memorias de un espeleólogo. 50 años de exploraciones en Navarra. Ed. Sahats: 438-441.
GOBIERNO DE ESPAÑA. Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.
BARANDIARÁN, I.; CAVA, A.; ELORRIETA, I. 2010. Alternancia/complementariedad en la ocupación de las cuevas de Alkerdi y Berroberría. Cuadernos de Arqueología Universidad de Navarra, 18*, 2010, págs. 9-40
GOBIERNO DE ESPAÑA. 2011. Instrumento de Ratificación del Convenio Europeo para la protección del patrimonio arqueológico
GARATE MAIDAGAN, Diego; RIVERO VILÁ, Olivia. 2015. La ‘Galería de los Bisontes’: un nuevo sector decorado en la Cueva de Alkerdi (Urdazubi/Urdax, Navarra). Zephyrvs, [S.l.], v. 75, p. 17-39.

Restos de la cueva de Zelaieta 2
Restos de la cueva de Zelaieta 2