Kantatzen behar det hasi. Ortzadar

La mosugitar, es un instrumento de percusión que consiste en un aro semicircular, habitualmente metálico, del que salen dos brazos paralelos. Entre estos dos brazos va una lengüeta de acero que vibra cuando se acciona con el dedo. El aparato se coloca en la boca entre los labios utilizando la boca como caja de resonancia. Dependiendo de la abertura de la misma se consiguen las diferentes notas para conformar la melodía. Utilizada en muchas partes del mundo con la denominación de jew’s arp, en Europa se le denomina normalmente guimbarda, en Galicia birimbao, o en Sicilia scacciapensieri.

Muy utilizada en Vasconia, especialmente en el Duranguesado en donde se le da el nombre de tronperriko hasta tal punto que a los habitantes de Durango se les daba el sobrenombre de Tronperrikos, según refiere el Aita Donostia. También cuenta como en las ferias de Durango de finales del siglo XIX era habitual encontrar tronperrikos en los puestos de venta. En el museo de San Telmo de Donosti hay recogida una mosugitarra recogida en Ikastegieta en 1916 y Barandiarán comunica que en los años 50 en Ataun se bailaba al son de la mosugitar.

En el grupo Ortzadar era utilizada con frecuencia como así escuchamos en la canción Kantatzen behar det hasi, grabada en su primer disco. La canción fue recogida por Resurrección Mª de Azkue de Jerónimo Erro en Orbaizeta (Aezkoa).

 

 

 

 

  • Kantatzen behar det hasi, nola behar den ikasi

lehen interesa franko banuen, orain joan zaizki igesi

andrea egin zaut nagusi, saltzea luke merezi

Iñork nahi balu erosi.

  • Ni nago morroi serbitzen, besteren kargak berdintzen

andrea ola ametitzeak eztu legeak agintzen

hasiagatik urdintzen, gasteak dio begitzen

nork daki nola dabiltzen.

  • Etxera natorrenean beti edo geinean

embusteriaz engañatzen nau dirua asmatzen duenean

malezia barrenean eta gero azkenean

jartzeko aren gainean.

 

  • Tengo que empezar a cantar para que los demás aprendan

antes tenía bienes en abundancia, ahora se me han escapado

la mujer se ha hecho jefe, merecería que la vendiese

si alguien quisiera comprarla.

  • Estoy sirviendo de criado y llevando cargas ajenas

la ley no debería permitir el aguantar a mujeres así

aunque ha empezado a encanecer, los jóvenes le miran

cualquiera sabe como andan a escondidas de mí.

  • Cuando vengo a casa casi siempre

me gana con embustes si barrunta que hay dinero

y luego igual me pide

que me ponga encima de ella.